Bonobo, la “pinza” solidaria está en Italia

Bonobo es una intuición de un amigo, Andrea Cherchi. Cuando todos estudiaban cómo aumentar el consumo de pizza, mirando más al marketing que a la calidad del resultado, el clarividente Andrea ya veía que el famoso “arte blanco” podía tener un desarrollo importante, diría decisivo, en la elección precisa de las harinas, en la oferta de lo sano a cualquier precio y de accesibilidad incluso a los que tienen intolerancia. La mejor pizza, en la que puedes confiar, y nada quitando a quien la hace correctamente, se llama “pinsa”: ligera, poco complicada, segura.

Andrea ya no está. Quería decirle que su intuición valía mucho, sobre todo en un mundo gastronómico en el que el único objetivo es ganar centavos en calidad, pero aún más vale lo que su hermano Enrique está haciendo ahora, quien tomó a Bonobo con Marianna Crucianelli, responsable de la producción, y el socio alter ego Roberto Pizzabiocca. La cooperativa que preside Enrico introduce a jóvenes con problemas cognitivos en el mundo del trabajo: los llaman, los forman, los aman.

Son niños que a menudo no pueden interactuar con la escuela y la familia. Los resultados son tangibles. El grupo de Bonobo no sólo les enseña una profesión, sino también a tener confianza en sí mismos y está en contacto continuo con psicólogos y entidades de referencia. Los mejores, al terminar el período de prácticas, son contratados, porque la vida, tal como debería ser, tiene la tarea de desvelar cuántas son las oportunidades ocultas. 

Las pinseries Bonobo están en Civitanova y Porto Sant’Elpidio (Daniele y Lorenzo como nuevos responsables) en la region de Marche: 7 empleados la primera y 4 la segunda, con 8 aprendices en todo. Enrique lo hace por Andrés, por la gran generosidad que ha mostrado en este mundo y de la que todo empresario debería ser capaz. Los resultados son excelentes. Pero, como nos habría subrayado nuestro amigo, eso no es lo más importante.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts

Las colas ardientes de la desolación

Seis mil personas evacuadas. El muro de lava que con sus ríos ardientes e implacables sumerge todo, casas, casi doscientos, naturaleza, bienes y recuerdos: porque en