Esta vez es difícil que se detengan

Más que tener como objetivo inmediato la destitución del “Guía Supremo” Ali Khamenei, los manifestantes iraníes que llenan las plazas en estos días han hecho saber al mundo que la represión de la “Guardia Revolucionaria”, la policía local, es brutal. Decenios de vejaciones se han sumado a la muerte de la joven Mahsa Amini, 22 años, herida de muerte por no llevar “correctamente” el velo.

Esta vez, en comparación con el pasado, la protesta es más extensa, especialmente entre las mujeres que en todo Irán se cortan el pelo en público en señal de desafío al régimen. Es difícil que lo alteren. Pero la fuerza de las manifestaciones (más de 70 muertos, numerosos arrestos en todas partes) marca un nuevo capítulo para quien gobierna teocráticamente el país: esta ira popular no se detendrá con un simple baño de sangre.

Sin embargo, el poder es compacto porque a Ali Khamenei, ahora viejo y debilitado, sucederán o el presidente Ebrahim Raisi o su hijo Mojtaba , ambos exponentes de la facción más conservadora. Pero el muro contra muro, sobre todo cuando la legitimación popular está en mínimos también por las difíciles situaciones económicas y la corrupción endémica, no podrá resistir mucho tiempo.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y