Halloween, simplemente una fiesta de mala educación

¿Cuántas cosas idiotas se hacen en la vida? Muchas, es inútil negarlo: equívocos, palabras dichas que no se debían decir y palabras tácitas, errores. Pero estas cosas nunca se han convertido en una repetición en nuestra vida personal, a menos que nos veamos como un terminal de autodestrucción. La supuesta fiesta de Halloween (luego nos explicarán fiesta de qué), que hoy se celebrará en todo el mundo, es el típico caso de esta transferencia colectiva que, a golpes de calabazas vacías y esqueletos, quiere a toda costa divertirse. Sin comprender sus significados. 

Desde muchos lugares han sentido el simbolismo macabro de la fiesta. No queremos estar cerrados a novedades y modas, pero es bueno mencionar – lo hemos elegido expresamente entre los muchos que se oponen a estos ritos – las palabras de lo que en Italia es considerado casi un santo, “el amigo de los pobres” de los barrios degradados de Palermo, el misionero laico Biagio Conte. “Preocupado me dirijo a todas las instituciones, a los periodistas, a todas las realidades religiosas, a los no creyentes, a las escuelas y a todas las familias. No se permita promover esta horrible fiesta de Halloween haciéndola parecer como una broma, un juego con cabezas decapitadas, ojos cortados, manos y pies cortados, esqueletos y monstruos de todo tipo… La fiesta de Halloween no es una broma, un juego, pero es un ritual altamente negativo, peligroso, violento, macabro y descoducativo para todos, pero sobre todo para los niños, dañando su crecimiento”. 

Un párroco de Viareggio, don Luigi Pellegrini, celebrará hoy, en cambio, la fiesta de los Ángeles fuera de la casa de familia que administra. Los Ángeles olvidados. Y las calabazas vacías del mundo sin significado.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts