Betis, un buen empate y una oportunidad desperdiciada. Ambas cosas

Después de haber gastado 45 minutos a adaptarse a la isla y haber admirado a Mboula cortando el campo como mantequilla, sin ser molestado como si el partido fuera sólo suyo, el Betis recordó quién es y contra quién estaba jugando, un equipo, el Mallorca, sin duda lleno de coraje y algunos buenos jugadores, pero, nos sea concedido, a un plan distinto de las individualidades verdeblancas, siempre que los campeones del Betis se acuerden de quiénes son. Se necesita un entrenador tranquilo y sabio como Pellegrini para entrenar al Betis. Otro no aguantaría ni la amnesia ni los cambios de humor de este equipo. Sí, porque al final nos quedó algo amargo en la boca: se podía ganar y luego, si hubiéramos jugado así desde el principio…

Un equipo con jugadores del calibre de Canales y Fekir, el Eurobetis que todos los aficionados esperan este año, no puede sufrir el gol de Oliván y arriesgarse a tomar otros dos y luego – en la segunda parte – cambiar cara totalmente al partido, marcar un gol con Juanmi en assist delicioso de Fekir, para luego dominar el partido, mordiéndose la lengua por no ganar.

Pellegrini hizo bien en poner de relieve la reacción “madura” de su equipo después de haber estado en desventaja y con tantos jóvenes en el campo. “La segunda parte me gustó mucho en todos los sentidos. Nunca fuimos atrapados fuera de juego. Hemos presionado bien, hemos jugado en el medio campo contrario, hemos tenido mucha posesión y ocasiones. En general, es un buen punto que siempre es una buena cosa”.

Algunas notas finales. Esperamos que vuelvan inmediatamente los centrales titulares de defensa. El tiro cruzado del joven y valiente Calderon merecía mejor suerte. En ataque se necesita más convicción. Tal vez se necesita también un delantero más. Un pensamiento también a Juanpe López, el campeón del ciclismo muy muy betico que se quejaba ayer de no poder ver a su equipo y como buen aficionado se lamentaba del destino.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso