¿Invadirán? Mucha gente tiene dudas de que Rusia finalmente forzará su mano y llegará a Kiev. Más probable – pero los efectos geopolíticos serían igualmente devastadores – que se anexiona el Donbass, la Ucrania oriental que los rusos consideran suya, más que una guerra total. El conflicto no le sirve a nadie, ni a Putin, que ha desplegado 100.000 soldados en la frontera, ni al presidente americano Biden, que ha alertado a 8.500 de sus soldados. 

Pero la nueva guerra fría tendrá que resolver muchos interrogantes, entre ellos el fundamental para el presidente ruso: la OTAN no debe estar tan cerca de Rusia, por lo tanto, Ucrania no debe ser admitida, aunque los analistas consideran que esta posibilidad remota, en el círculo occidental que cuenta. Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia ya han repatriado a los diplomáticos. Y mañana, en París, rusos y ucranianos se reunirán bajo la supervisión de representantes de Alemania y Francia. 

Demasiado cerca de Occidente, Ucrania, desde que, hace dos años, fue elegido el actual presidente Volodymyr Zelensky y quizás ya desde 2014, cuando los antiguos aliados expulsaron al presidente proruso Viktor Yanukóvich. Mientras tanto, el mundo ha cambiado, y no a favor de los rusos, porque los antiguos países satélite como la República Checa, Hungría, Polonia, Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía y Eslovaquia, por nombrar algunos, han caído todos bajo la influencia occidental. En el medio también está el gas, que Moscú podría cortar en caso de represalias europeas (sobre los bancos y componentes tecnológicos principalmente). Se llama Guerra Fría y recuerda el pasado. Para la guerra verdadera, tal vez, hay tiempo.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts