Juan Carlos, un regreso silencioso después de dos años de exilio

Dos años de exilio y cinco días de España. Ni siquiera unas vacaciones, la del rey emérito Juan Carlos, si no fuera por la competición náutica en la que participa su barco favorito, el Bribón. Pero vuelve como un hombre libre, los jueces lo han absuelto de las acusaciones y no tiene sentido culparlo ahora de los años de los escándalos.

Juan Carlos llegó no a Madrid, sino a Galicia, donde está precisamente la regata, invitada por su amigo de toda la vida Pedro Campos, pero quizás también para señalar su regreso en silencio. Para recibirlo la primogénita, la infanta Elena, una de las pocas personas que no lo dejó solo. Más difícil será el lunes cuando, antes de tomar un avión para el exilio dorado de Abu Dhabi, tendrá que reunirse con su hijo regente Felipe VI – que ha acordado todos los movimientos de estos días del Rey emérito con el Gobierno, y su esposa Letizia.

A separarlos los escándalos del pasado: las cuentas en los paraísos fiscales y los supuestos sobornos para los trenes de alta velocidad en Arabia Saudita, los problemas con Hacienda, sanados con el pago de 5 millones de euros. Y también los asuntos pendientes con su antigua amante, Corinna Larsen.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso