La matanza sin vencedores ni vencidos

Negociaciones difíciles, por supuesto. Pero lo que puede inducir a un optimismo cauteloso podría ser factores que ahora son claros en el mundo: la resistencia de los ucranianos sobre el terreno es feroz y obliga a Rusia a un avance lento y a pérdidas importantes, el riesgo de un “punto muerto” de las operaciones militares es real y las sanciones de la UE hacen sufrir mucho a la economía de los invasores. Y los horrores de los rusos contra los civiles indignan día tras día al mundo entero. Que Putin, consciente o no de lo que está haciendo, empiece a bajar el tono y quizás pensar en una salida que lo vea formalmente vencedor (Ucrania neutral, anexión de los territorios conquistados de Donbass, reconocimiento de Crimea como rusa) también podría ser la verdad.

Por su parte, el presidente ucraniano Zelensky, al dirigirse al Bundestag alemán, quiere acelerar el ritmo de las decisiones de los países europeos. Destacó que “el muro entre nosostros y UE es más fuerte, con cada bomba que cae en Ucrania, con cada decisión que no se toma a pesar del hecho de que ustedes podrían ayudarnos… Siempre hemos dicho que Nord Stream 2 era un arma y hemos oído que era economía, economía, economía… Canciller Scholz, tire esta pared”.

Las imágenes mostradas ayer en el Congreso americano no son nada en comparación con los horrores de estas horas: el bombardeo en Mariupol del teatro que hospedaba a mil niños y mujeres (pero parece que la mayoría se salvó, los búnkeres tuvieron), los misiles que se lanzan sobre ciudades ucranianas como Chernihiv han causado muchas víctimas civiles, Volnovakha ha sido arrasada como Mariupol, destruidas por los rusos, según fuentes ucranianas, cuatrocientas escuelas, cien hospitales, mil edificios residenciales.

Putin ha intentado, en la última semana, hacer aún más cruenta la guerra, siempre que ha sido posible, pero las cuentas no le cuadran. Ahora es un hombre aislado al que convendría – pero aquí estamos hablando de los delirios de un loco – detenerse y conformarse con las masacres que ha hecho.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso