Putin, ¿un hombre enjaulado o un estratega experto?

Ocho depósitos de petróleo bombardeados para asustar a Rusia. Las fuerzas ucranianas, en estos días al contraataque en gran parte del país (las tropas rusas se han retirado para pasar después a nuevas acciones, especialmente en Donbass y en el sur del país), han atacado en la región de Belgorod, en territorio ruso. Nunca había sucedido, pero da la dimensión de cómo han cambiado los equilibrios en el campo, aunque los analistas siguen pensando en una reorganización rusa para intentar de nuevo la conquista de Kiev. Será difícil, pero esta guerra que languidece desde hace más de un mes sin vencedores ni vencidos corre el riesgo de convertirse en un conflicto permanente, al menos hasta que las negociaciones – y hasta ahora no lo han sido – comiencen a ser serias.

El secretario de Defensa británico, Ben Wallace, comentó el estado de las cosas de esta manera: “El presidente Putin ya no es la fuerza que era. Ahora es un hombre enjaulado, en la jaula que se construyó a sí mismo. Su ejército está al límite, ha tenido pérdidas significativas”. Según Wallace, la “reputación” del ejército ruso “fue destruida” y el propio país “ahora es mucho más pequeño” después de la invasión a Ucrania. Eso es lo que mucha gente piensa. Por su parte, el presidente ucraniano Zelensky ha anunciado que ha despedido a dos altos funcionarios de la seguridad porque son “traidores”: “No tengo tiempo de ocuparme de todos los traidores, pero poco a poco serán castigados”.

Todavía hay cien mil personas atrapadas en Mariupol, donde los corredores humanitarios no funcionan como deberían. No tienen comida ni agua ni asistencia médica. Un viceministro ucraniano, Oleksii Iaremenko, ha afirmado que hace 36 horas que no pueden entregar los medicamentos. La misma situación dramática en Melitopol, en el sur de Ucrania, donde en 70.000 están bloqueados por los rusos en la ciudad asediada.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso