Sangre postmortem “versus” sangre vital

El médico forense Alfonso Sánchez Hermosilla comenta en estas líneas (resaltado en negrita y mayúscula) un artículo publicado en www.forumlibertas.com/morte-de-jesus: “Una hemorragia interna debida a una lesión grave en el hombro, causa de la muerte de Jesucristo, según un médico convertido a sacerdote”. A continuación se exponen sus conclusiones.

El reverendo profesor Patrick Pullicino, sacerdote en Southwark y ex neurólogo consultor del NHS, dijo que hay evidencia de que Cristo se dislocó el hombro.

NO HAY EVIDENCIA ABSOLUTA, ES SÓLO UNA HIPÓTESIS NO CONTRASTADA.

La muerte de Jesucristo la causó un ataque al corazón provocado por una hemorragia interna fatal de una arteria rota en su hombro, dijo un médico convertido en sacerdote.

UNA HEMORRAGIA, INTERNA O EXTERNA, NO TIENE POR QUÉ, DE FORMA OBLIGADA, OCASIONAR UN ATAQUE AL CORAZÓN. EN TODO CASO, UN “FRACASO MULTIORGÁNICO POR SHOCK HIPOVOLÉMICO”.

El reverendo profesor Patrick Pullicino, sacerdote en Southwark y ex neurólogo consultor del NHS, dijo que hay evidencia de que Cristo se dislocó el hombro en una caída camino al Calvario y que la arteria se rompió cuando estaba en la cruz.

ES POSIBLE, PERO SÓLO UNA HIPÓTESIS NO DEMOSTRABLE CIENTÍFICAMENTE.

La lesión le provocó una gran hemorragia interna que provocó el colapso de su sistema circulatorio, dice en la última edición del Catholic Medical Quarterly.

ESTO SI PUEDE SER CORRECTO.

Cuando un soldado romano atravesó el costado de Jesús con una lanza, la acumulación de presión hizo que brotaran hasta tres pintas de sangre, como se registra en el Evangelio de San Juan.

NO ES POSIBLE ESTIMAR CUANTA SANGRE PERDIÓ POR LA HERIDA DEL COSTADO, ESTA SANGRE, ADEMÁS, ERA CADAVÉRICA, Y MEZCLADA CON LÍQUIDO PLEURAL Y PERICÁRDICO. NO SE TRATA DE SANGRE QUE SE VERTIERA ESTANDO LA VÍCTIMA AÚN CON VIDA.

El padre Pullicino, un ex neurólogo consultor en East Kent Universities Hospitals NHS Trust que desde su jubilación se convirtió en sacerdote, basó sus conclusiones en hallazgos anteriores de expertos médicos y forenses que investigaron la Sábana Santa de Turín.

PUES SE BASÓ EN CONCLUSIONES DE “INVESTIGADORES POCO EXPERTOS” Y SIN RECONOCIMIENTO ALGUNO POR PARTE DE LA COMUNIDAD CIENTÍFICA.

Ha habido cierta especulación sobre la autenticidad de la reliquia y en los últimos años se han desplegado técnicas científicas para resolverla. Entre los primeros intentos estuvo una prueba de radiocarbono de 1988 y concluyó que probablemente era medieval. Estudios más recientes, realizados en 2012 y 2015, argumentan en cambio que la ciencia prueba que la sábana de lino data precisamente de la época de Jesús.

TAMPOCO ESTO ES TOTALMENTE CIERTO.

En 2017, un equipo del Hospital Universitario de Padua, Italia, dirigido por Matteo Bevilacqua, realizó un estudio forense de la huella y descubrió que se trataba de una persona que sufrió y murió exactamente a la manera de Cristo, tal como se registra en los Evangelios.

ESTO ES CORRECTO, Y NO SÓLO MATTEO BEVILACQUA, MUCHOS OTROS INVESTIGADORES HAN LLEGADO A LA MISMA CONCLUSIÓN.

Cuando el P. Pullicino revisó estos estudios, lo que le resultó especialmente significativo fue la luxación del hombro derecho. Fue arrancado tan lejos de su encaje que la mano derecha se estira 10 cm (cuatro pulgadas) más abajo que la izquierda.

DATO NO DEMOSTRABLE, PUES NO SE CONSERVA LA IMAGEN DE LOS HOMBROS, FUE DAÑADA POR ALGUNO DE LOS INCENDIOS QUE SUFRIÓ LA SÍNDONE. ESTE DATO NO DEJA DE SER UNA ESTIMACIÓN SUBJETIVA NO DEMOSTRABLE.

Él está de acuerdo con Bevilacqua y otros en que la dislocación probablemente fue el resultado de una caída en la que el brazo de Jesús quedó atrapado en el puntal de soporte de la cruz Tau, o en forma de T, que llevaba. Las abrasiones en la parte posterior de la Sábana Santa de Turín indican que Jesús se movió del lado derecho al izquierdo, posiblemente debido a que no pudo usar su brazo dislocado después de caer.

SI ES POSIBLE.

La evidencia, dice el padre Pullicino, muestra que “el brazo derecho se estiró más de lo normal durante la crucifixión, lo que fue facilitado por una combinación de dislocación del hombro y pérdida de fuerza muscular del hombro”.

SI ES POSIBLE, PERO NO ESTÁ DEMOSTRADO.

“Debido a este estiramiento del brazo derecho, la arteria subclavia/axilar derecha también se estiró, ya que era una de las únicas estructuras intactas que quedaban que conectaban el cuerpo y el brazo derecho”, explica.

SI ES POSIBLE, PERO NUNCA LO SABREMOS CON CERTEZA.

“Es probable que la transferencia del peso corporal a los brazos durante la inspiración haya causado un mayor estiramiento de la arteria subclavia derecha. Transferir el peso a las piernas en la exhalación revertiría este estiramiento. Esto haría que la arteria subclavia estirada se moviera a través de la superficie de la costilla con cada respiración y su parte inferior estaría sujeta a fricción.

SI ES POSIBLE, PERO NO ES DEMOSTRABLE.

“Este artículo postula que en el transcurso de tres horas, la arteria subclavia se erosionó, lesionó y su pared se atenuó hasta que finalmente la arteria se rompió y se produjo un sangrado profuso”.

SI ES POSIBLE, PERO NO HAY NINGÚN DATO OBJETIVO EN LA SÍNDONE DE TURÍN A FAVOR DE ESTA HIPÓTESIS, EN EL CASO DE QUE SE PRODUJESE ESE “SANGRADO PROFUSO” SE TRATARÍA DE SANGRE VITAL, Y EN HERIDA DEL COSTADO APARECE SANGRE CADAVÉRICA, NO SANGRE VITAL.

Lo que esto produjo, dice el padre Pullicino, es una condición llamada “gran hemotórax a tensión”, un enorme saco de sangre que llena la cavidad entre los pulmones y la caja torácica. Habría seguido aumentando de volumen todo el tiempo que Jesús estuvo en la cruz, empujando el pulmón izquierdo y el corazón hacia un lado a medida que crecía.

SI HUBIESE OCURRIDO TODO TAL Y COMO DICE EL AUTOR, POR LA  HERIDA DEL COSTADO SÓLO HABRÍA SALIDO SANGRE VITAL, NO SANGRE CADAVÉRICA Y AGUA, ES DECIR, LÍQUIDO PLEURAL Y PERICÁRDICO. DE HABER LÍQUIDO PLEURAL Y PERICÁRDICO EN LA CAVIDAD TORÁCICA, SE HABRÍA MEZCLADO CON LA SANGRE VITAL Y NO TENDRÍA ASPECTO DE SANGRE Y AGUA, SINO DE SANGRE DILUIDA CON ASPECTO DE SER UN SOLO FLUIDO, Y NO DOS FLUIDOS DIFERENCIABLES POR SUS CARACTERÍSTICAS ORGANOLÉPTICAS.

El padre Pullicino cita literatura médica de 2020 para afirmar que el hemotórax a tensión “puede contener hasta el 40 por ciento del volumen de sangre circulante y puede provocar un colapso circulatorio fatal”.

ESTE DATO ES CORRECTO.

También tiene una explicación para la efusión de agua presenciada por San Juan.

VEAMOS SU EXPLICACIÓN PERSONAL, NO PROFESIONAL.

Él cree que probablemente fue líquido cefalorraquídeo, uno de los pocos líquidos en el cuerpo que es lo suficientemente claro como para tener la apariencia de agua. Argumenta que se filtró al espacio peripleural adyacente a la parte superior del pulmón y cita un estudio médico de 2013 realizado por Hebert-Blouin et al para demostrar que se trata de una complicación documentada del tipo de lesión del plexo braquial (hombro grave) que sufrió Jesús. camino al Calvario.

ES EVIDENTE QUE EL AUTOR FUE NEURÓLOGO, SE LE OLVIDÓ LO QUE ESTUDIÓ EN LA UNIVERSIDAD CON RESPECTO AL RESTO DE ESPECIALIDADES MÉDICAS, NO RECUERDA QUE EN EL CUERPO HUMANO, ADEMÁS DE LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO, EXISTE, DENTRO DE LA CAVIDAD TORÁCICA, LÍQUIDO PLEURAL Y LÍQUIDO PERICÁRDICO, QUE FÁCILMENTE, SE PUEDEN CONFUNDIR CON AGUA PARA UN OJO NO EXPERTO. ADEMÁS, NO HAY SUFICIENTE LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO EN EL CUERPO HUMANO PARA FORMAR LA MANCHA DE AGUA DE LA LESIÓN DEL COSTADO DERECHO DE LA IMAGEN SINDÓNICA, Y TODO ESO SIN HABLAR DE LA MANCHA EN ACORDEÓN Y LA MANCHA DIFUSA DEL SUDARIO DE OVIEDO.

En el siglo XII, San Bernardo de Claraval dijo que recibió visitas de Jesús en las que Nuestro Señor le reveló la agonía de la herida de su hombro.

ESTO ES UNA REVELACIÓN PERSONAL, NO UN DATO CIENTÍFICO.

Dijo que Jesús le dijo: “Tenía en mi hombro, mientras llevaba mi cruz en el camino de los dolores, una herida grave que era más dolorosa que las otras y que no es registrada por los hombres”.

PUEDE SER CORRECTO, PERO ES UNA REVELACIÓN PERSONAL, NO UN DATO OBJETIVO CIENTÍFICO CONTRASTABLE Y DEMOSTRABLE.

El Papa San Juan Pablo II tuvo una experiencia similar cuando conoció al Padre Pío, el místico italiano del siglo XX a quien más tarde canonizaría como San Pío de Pietrelcina.

DATO INTERESANTE DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA ANTROPOLOGÍA, PERO NO CIENTÍFICO.

El futuro Papa, en ese momento un joven sacerdote, preguntó al estigmatizado cuáles de sus heridas eran las más dolorosas. “Es la herida de mi hombro, de la que nadie sabe”.

DATO SIN EVIDENCIA CIENTÍFICA.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso