Las garantías a los apasionados sevillistas del presidente Castro, es decir, que del “campamento base” de la Champions se podrán escalar cumbres aún más altas, no pueden menos de complacer. Falta algo para estar en el nivel de los top clubs europeos y, con buenas políticas de crecimiento (todo en un año no se podrá hacer), a corto-medio plazo se podrá competir sin miedo. En un informe de la empresa KPGM, que publicó el diario ABC, Sevilla se encuentra entre los 32 clubes más valiosos de Europa.  Las cuentas vuelven “en cuanto a rentabilidad, ingresos por televisión, popularidad, potencial deportivo y valor del estadio”. Sevilla goza de muy buena salud y en buena compañía. Con sus rivales que, en la especial clasificación, luchan.

Ayer el Villareal hizo posible lo imposible, es decir, demostrar que una ciudad de apenas 50.000 habitantes puede programarse bien e incluso ganar la Europa League frente a un coloso deportivo y financiero como el Manchester United. Un honor para el submarino amarillo. Sevilla ha ganado seis copas europeas en los últimos años, demostrando durante la última década todo su potencial. La diferencia entre Villareal, que probablemente se detendrá aquí en la búsqueda de títulos, y Sevilla se manifiesta toda en los sueños que los apasionados hacen del futuro. Una gran expectativa espera a quien se preocupa por este club y esta ciudad que merece competir – ¿y quién mejor que Sevilla lo hace deportivamente? – con escuadrones monstruo que aman más marketing y deudas que las partidas de fútbol.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Noruega über alles

Si toda Europa llora, hay un país que desde la guerra Rusia-Ucrania está ganando dinero. Los ingresos de las compañías energéticas noruegas pasarán este año