Fabián Ruiz, pocas posibilidades de quedarse en Nápoles. Y el Betis está listo (bajarán el precio). Un regreso con el que soñamos

En estas horas en Nápoles está pasando de todo. El scudetto perdido en los últimos días, por dos derrotas con Fiorentina y Empoli (donde los azules ganaban 2-0 a ocho minutos del final), desencadenó el caos. En el que terminó, a pesar de una buena temporada, Fabián Ruiz. Un conocido periodista italiano, en una radio local, incluso comentó: “Nosotros aquí todavía estamos esperando que Fabián Ruiz y Zielinski, considerados por algunos campeones, maduren. Un poco más estos chicos se jubilan y nosotros los esperamos todavía”.

Para el joven fuera de serie español el aire se ha vuelto pesado. El presidente del Napoli De Laurentis dio un precio al jugador: sesenta millones. Mientras tanto, voces sólidas del mercado dicen que el sustituto ya ha sido encontrado y sería Barak del Verona. Decimos todo esto porque es clara la estrategia del Nápoles: esperar que a ese precio “muerdan el anzuelo” Real Madrid (Ancelotti lo tuvo en Nápoles) y Barcelona, que lo estiman, y, en caso contrario, bajar el precio.

Parece claro que Fabián Ruiz a partir de hoy está a la venta. Entre los compradores, no hace falta decirlo, está el Betis que con el “Messi de Los Palacios”, así lo llamaban de niño, volvería a tener entre sus filas a un jugador de grandísima calidad y compondría con Fekir y Canales un equipo de centrocampo para arriba con pocos rivales en Europa. A ver qué pasa.

Está claro que en esta óptica el enfrentamiento del sábado con el Barcelona se vuelve aún más importante: una clasificación en la Champions aceleraría el fichaje. Entre Madrid y Barcelona, el talento siempre elegiría el Villamarin, estamos seguros. Y pensar que en Nápoles lo llamaron desde el principio “El Tiburón” por la forma en que ataca el juego. Un jugador completo, moderno, que esperamos, de los admiradores que somos de Fabián, pueda volver a casa.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Noruega über alles

Si toda Europa llora, hay un país que desde la guerra Rusia-Ucrania está ganando dinero. Los ingresos de las compañías energéticas noruegas pasarán este año