Muerto el “caníbal de París”. Sagawa se hizo rico con libros y televisión después de cumplir solo 4 años

Declarado incapacitado, Issei Sagawa se hizo un año en el hospital psiquiátrico de Villejuif, fue devuelto a Japón gracias a presiones políticas (su padre era un importante dirigente en el país) donde pasó quince meses en una clínica. En 1985, cuatro años después de haber matado y comido a la estudiante holandesa Renée Hartevelt que asistía a clases de Literatura inglesa con él en la Sorbona, el “Monstruo de París” ya estaba en libertad.

Desde entonces, Sagawa no ha hecho otra cosa que monetizar su asesinato, con la publicación de cuatro libros que han vendido más de 200.000 copias, comparsas televisivas, consultorías para guiones de películas. Sagawa murió ayer en Japón.

El 12 de junio de 1981 invitó a Renée a su casa, le disparó y empezó a destrozarla, empezando por las piernas, y se la comió. Se encontraron varias partes en el congelador. Cuando fue arrestado, dijo a los agentes franceses: “Comerla fue un gesto supremo de amor”. Intentó deshacerse del cuerpo en el Bosque de Boulogne, pero afortunadamente algunos testigos lo vieron y lo reconocieron. Durante todas estas décadas, nunca tuvo un arrepentimiento, de hecho. Muchas televisiones, tratando de lucrar con él, llenándolo de dinero, lo llamaron a comentar los casos más atroces de asesinatos en el país.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y