Eurocopa, con Alemania, Portugal y Francia ya fuera España puede soñar. Viernes busca el pase para las semifinales con Suiza

Si no hubiera sido por algún pecado venial (el clamoroso autogol de Unai Simon al principio del partido, el apagón de los últimos diez minutos de los tiempos reglamentarios), España habría atropellado a Croacia con con un marcador récord. Demasiado fuerte el equipo de Luis Enrique para los adversarios, que ya desde el principio esperaban a la Roja en su propia mitad campo contando con contrapesos muy raros. 

En el decimoctavo de la primera parte ya se contaban cinco ocasiones netas para España: Gayà, Koke dos veces, Sarabia, Morata que no golpea bien de cabeza. Un dominio. Sin embargo en el 20th sucede el imponderable: en un retropasaje de Pedri, Unai Simon falta el balón en un exceso de confianza. En la 24 Vlasic podría haber doblado en el lanzamiento de Modric, hoy poco fuera de serie. Y habría sido dolor.

En cambio los hombres de Luis Enrique se reaniman y Sarabia – excelente prueba la suya, como la de Morata y del mediocampo – empata. En el segundo tiempo los ataques españoles producen el gol en el 56 sobre una estupenda triangulación Pedri-Ferran-Azpilicueta y el numero 2 marca de cabeza.

El tiempo para una ocasión croata y Ferran Torres marca la diferencia. Dos goles increíbles (todavía hay que trabajar en la experiencia de esta formación, aunque el juego es de calidad indiscutible) y Croacia en plena recuperación empata. No hay miedo porque en los extras España en la 99 con un gran gol de Morata y una finalización de Oyarzabal pone el marcador donde debía estar. Cinco a tres y Croacia en casa. Podría haber sido más.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Pronósticos sobre el futuro

(comentario de P. Fernando Pascual) – Continuamente leemos pronósticos sobre el futuro. A veces, sobre el futuro más cercano: la economía volverá a activarse el