Sevilla, you’ll never walk alone

Han pasado 16 años desde que Carlo Ancelotti, entonces entrenador del Milan, casi se desmaya en el banquillo. Los “rossoneri” al final de la primera parte estaban en ventaja 3-0 sobre el Liverpool en la final de Champions gracias a Paolo Maldini y a dos goles de Hernán Crespo. No fue una noche para estómagos débiles. 

Los rojos ingleses se recuperan en la segunda parte del duelo. Gerrard, Smicer y Xabi Alonso mandan al infierno todas las convicciones de los seis veces campeones de Europa. El portero del Liverpool Dudek luego a los rigores para todo, incluso las moscas, y los ingleses celebran la victoria más clamorosa de las últimas décadas.

Todo esto para decir que un ganador es un soñador que nunca se rindió. Parecen palabras a medida para el Sevilla que no sólo juega un fútbol espectacular – quizás incluso mejor que los dos contendientes de la lejana final – sino que es un grupo tan sólido que sueña todo en conjunto, jugadores, entrenadores, aficionados, dirigentes. 

Pero para completar los sueños hay que tener un poco de suerte. La que vino a nosostros anoche, cuando un indómito Granada jugó en el Nou Camp el partido de la vida y destruyó todas las convicciones más profundas de Barcelona, hasta ese punto indiscutible favorecido para ganar la Liga. Koeman lo entendió, lo entendió demasiado y se hizo expulsar. Ya no son los dueños del reino.

A tres puntos de los colchoneros, el Sevilla se jugará todo el 9 de mayo en Madrid contra el Real, un equipo que estará cansado de una superdesafiante semifinal de Champions donde podría ahogarse. Los que renuncian a sus sueños están condenados a morir. No lo han dicho Lopetegui o Monchi, sino Jim Morrison, una estrella del rock que se quemó las plumas antes del tiempo, como parece suceder este año a las eternas favoritas de siempre, las dos de Madrid y el Barca. 

Es un año especial. Ganará el escalador más tenaz, el que respire el aire más puro de las montañas, ese aire enrarecido que respiramos sólo en los sueños más verdaderos.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso