Calma, fuerza, juego. Lopetegui y sus jugadores conquistan el Villamarín

Fue la obra maestra del hombre en la foto que no sólo sigue ganando, pero hace brillante e indispensable en medio del campo también un jugador como Acuña, autor del gran gol, un misil tierra aire que el portero betico ni siquiera ha visto, que ha desbloqueado el encuentro. Era el 55º y hasta entonces Sevilla, que había sostenido en la mano el hilo del encuentro contra un Betis poco reconocible respecto a algunos exaltantes partidos jugados aquí en el Villamarín, no había logrado pasar. 

Una obra maestra hecha de táctica y fuerza mental, la de los hombres de Lopetegui: pelota siempre a disposición, calma, aceleraciones, calidad individual, ocasiones claras de Ocampos y Rafa Mir. Sí, Sevilla está listo para el título si queremos responder a la pregunta que todos han estado haciendo desde el comienzo de la temporada. 

Con el Barcelona ya fuera de la lucha, un Real Madrid de corriente alterna, sólo tiene que creerlo, y quizás la Real Sociedad es el equipo que más se parece. Y también es afortunado: una obra maestra a diferencia de Guido Rodríguez, una doble tarjeta amarilla para una expulsión en el 45 aniversario de la primera mitad, ha facilitado mucho los juegos en Sevilla. En la 81, un autogol de Bellerin puso el resultado en una caja fuerte contra un Betis que, a pesar de sus magnificos aficionados, jugó poco y tal vez el partido equivocado en el día más importante.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts

¡Legumbres, qué pasión!

Eran considerados un plato pobre en comparación con las carnes fastuosas que consumían los ricos para expresar también su alto linaje. Las legumbres se consumían siempre