Fin de semana de derby. Las capitales del fútbol (Sevilla, Milán, Manchester) están conectadas

Algo une Sevilla con Milán y Manchester. La palabra mágica es derby y sólo los apasionados saben cuántas pasiones puede desencadenar un desafío con el otro equipo de la ciudad, el adversario de siempre. Un gran domingo de fútbol con Sevilla-Betis, Milan-Inter en Italia y los dos Manchester, United y City, que se han enfrentado en Inglaterra. Los primeros a descender en campo han sido los de Ole Gunnar Solskjaer que han perdido (0-2, adiós título) contra el “tanque” de Pep Guardiola, el City, en el tradicional “lunch match” de la liga inglesa. 

En tierra italiana el Milan que comenzó el campeonato con diez victorias y un empate y ninguna derrota espera a los rivales guiados por Simone Inzaghi que están en el tercer lugar a siete puntos de distancia. Con una victoria los “rossoneri” se liberarían en la lucha por el título de los actuales campeones de Italia. Y en Sevilla los dos equipos de la ciudad comenzaron muy bien el campeonato, con algunos tropiezos europeos pero con una marcha impresionante en Liga. 

A las 21:00 en el Villamarin se juegan mucho – incluso la carrera al título que está muy abierta – y retomar la capital Real Sociedad no debería ser tan difícil. Los sevillistas echarán de menos a Jesús Navas, probablemente sustituido por el nacional argentino Gonzalo Montiel y le tocará servir un éxito a los aficionados después de la derrota en casa en Champions contra el Lille. 

Lo mismo para el Betis que vuelve al Villamarin después de la derrota con el Atlético en Madrid y con el Bayern en Leverkusen: partidos perdidos netamente, lo que no invalida el buen campeonato hasta ahora disputado por los hombres de Pellegrini. Habrá Fekir, motivado después de la expulsión en tierra alemana, no habrá entre los hombres de Lopetegui el atacante En-Nesyri.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso