Canciones y política

Una canción más comercial que no se puede, como la de la ganadora Chanel en el Festival de Benindorm, se ha llevado consigo, indeseables invitados, las polémicas más ásperas de la política. BNG y Galicia en Común (referencia de Unidas Podemos) no creen que el triunfo de la hispano-cubana que representará a España en la próxima edición de Eurovisión sea merecido: quieren saber los criterios con los que los jurados han establecido la clasificación final.

El público, de hecho, con su voto había apoyado en masa la canción “Terra “de Tanxugueiras, mientras que el jurado los valoró muy poco. ¿Es porque son gallegos? ¿Y entonces parte de una autonomía que habla “de manera diferente”? Esta es la duda que llevará a las formaciones políticas citadas a pedir (¡al Congreso!) el porqué y el cómo de sus expresos.

“El Consejo de RTVE debe garantizar un concurso con total transparencia – dicen los demandantes – Creemos que es deber de un organismo público atender a las quejas de la población que no se sienten representadas con esta decisión. El voto popular debe contar de verdad”. La cuestión es grave, pero no es seria, como habría dicho el italiano Ennio Flaiano. Es difícil llegar a un resultado objetivo en la demanda, pero al menos, hacen saber BNG y Galicia en Común, aclarar los criterios de evaluación ya es un paso adelante.

“Todos los ciudadanos y ciudadanas del Estado español que sufragamos el ente público con nuestros impuestos tenemos derecho a que las producciones culturales del tipo que sean cinematográficas, audiovisuales, musicales, tenga una presencia digna y un trato adecuado en radio televisión española”. Este es el punto. El objetivo no es Chanel, cuya canción preenvasada expirará en el tiempo como la leche y los tampones, sino molestar a Madrid. Canciones y política, se escribirá otro capítulo: Benindorm hará escuela.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso