Cuba, violencia y abuso policial durante las protestas: el Presidente admite

Esperamos que, una vez más, no haya que hablar de periodistas muertos en el ejercicio de sus funciones de imparcialidad. APIA, la Asociación de Periodistas Independientes de Andalucia, quiere estar a su lado, en estos momentos dramáticos que vive el país caribeño, al lado de tantos colegas cubanos que están haciendo su trabajo y son víctimas del poder. Lo haremos cada vez que se niegue y se amenace la libertad de prensa, como en este caso. En otra parte del periódico se puede leer que en los Países Bajos un colega ha sido víctima de mafiosos por sus investigaciones. La matanza contra la libertad de expresión continúa

Cientos de detenidos, muchos que denuncian la violencia y el abuso policial. Los que protestaron con vehemencia hace diez días “serán juzgados con el máximo rigor” advierten las autoridades del país. La falta de red no permite a los cubanos transmitir muchos vídeos de la protesta, pero los que nos han llegado testimonian claramente la fuerza con la que la policía responde a las protestas, incluso a los manifestantes pacíficos. La violencia ha estado ahí si también el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, dice que “habría que pedir disculpas”.

El 11 de julio, fecha de la primera revuelta popular en las calles, marcó el antes y el después de lo que queda de la llamada Revolución cubana. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en principio respondió a los cubanos que se rebelaron con un lenguaje que no admite conciliaciones: “Evitaremos la violencia revolucionaria, pero reprimiremos la violencia contrarrevolucionaria. Quien ataca a los agentes del orden, ataca al país. No vamos a darles el gusto”.

Lo que sí sabemos con certeza es que la gente está cansada y que el Estado cubano poco ayudará a poner fieles a la Revolución en los lugares estratégicos de las ciudades, como parques y plazas. Piedras, lanzamiento de contenedores de basura, todo recuerda lo que sucedió en el 94, última fecha importante de protestas, con motivo del llamado “Malaeconazo”. Las protestas son debidas en primer lugar a la miseria en que se encuentra el país: a la falta de bienes de primera necesidad se ha sumado la escasez de medicamentos.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso