Detengan al loco. Esta noche riesgo de tragedia nuclear: los rusos han bombardeado la central más grande de Europa

La energía nuclear entró en el campo en la guerra. El mundo ya no puede activar la palanca de la marcha atrás, después de los acontecimientos de esta noche y de las declaraciones de ayer de Putin al presidente francés Macron (“Seguiremos adelante”, el objetivo del criminal es reconstruir la Gran Rusia exterminando poblaciones). El bombardeo ruso, por suerte sin consecuencias, de Zaporizhazhia, la mayor central nuclear de Europa, ha dejado claro, si era necesario, que el presidente ruso, ya enfermo de omnipotencia, no se detendrá ante nada. 

Cuando las autoridades ucranianas anunciaron que la seguridad “estaba restaurada” (si hubiera estallado habría sido una tragedia como la de Chernóbil multiplicada por diez) el planeta entero suspiró con alivio. Por ahora y hasta la próxima acción vil del dictador soviético. “Ningún país fuera de Rusia había disparado a centrales nucleares. Es la primera vez en nuestra historia, la primera vez en la historia de la humanidad. Este Estado terrorista recurre ahora al terror nuclear”, comentó el presidente ucraniano Zelensky de Kiev, que ahora está asediada por los rusos y espera – es sólo una cuestión de tiempo si Europa no interviene – su trágico final. 

Los crímenes contra la humanidad se están perpetrando en otras ciudades ucranianas como la ya destruida Kharkiv y Mariupol, donde los ciudadanos, que se han quedado sin comida y agua, no pueden salir. Putin continúa en sus diatribas contra las “anti-Rusias”, mientras que las conversaciones de Brest, segunda etapa de los encuentros entre mediadores de los dos países, podrían haber alcanzado el acuerdo de un alto el fuego temporal para la creación de pasillos humanitarios para la evacuación de los civiles. 

Europa continúa con las medidas económicas que debilitan a los oligarcas y a la gente común: es una lucha contra el tiempo, con la esperanza de que los numerosos oponentes en Rusia al régimen de Putin puedan resolver la situación desde dentro. Es un camino. El otro es la Tercera Guerra Mundial, no hay duda.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Noruega über alles

Si toda Europa llora, hay un país que desde la guerra Rusia-Ucrania está ganando dinero. Los ingresos de las compañías energéticas noruegas pasarán este año