El fútbol por suerte no es matemática

Cuando el joven propietario del Paris Saint Germain, Nasser Ghanim Tubir Al-Khelaïfi, tras una derrota (la enésima en estos niveles) con el Real Madrid, se enfrentó a un empleado del club, los aficionados del mejor juego del mundo finalmente tuvieron la imagen que querían, la de un presidente enojado con todos porque no puede ganar. Sobre todo un hombre con mucho dinero que se dio cuenta en un instante, pero sin duda ya lo sospechaba, que el fútbol sigue siendo un juego, y sin demasiadas reglas.

El PSG es un equipo construido por el impacto mediático de los nombres más que por lógicas tácticas: Mbappè, la estellas brasileñas Neymar, Marquinhos y Thiago Silva, incluso el más fuerte de todos, el argentino Messi, que cuando sale al campo en París parece que paseas por el parque con su perrito. Al-Khelaïfi a menudo tiene mucho dinero, más que todos, para ensamblar en pocos años una formación que lo gane todo, en Francia (donde para no ganar tienes que ser muy escaso) y en Europa (donde para conquistar una Copa necesitas equilibrios que no se compran). El PSG es el ejemplo viviente de que el fútbol, y el deporte en general, permanecen en manos del único propietario cuya autoridad se reconoce: el público.

Los grandes clubes europeos también han intentado formar una SuperLiga solo para ellos, para dividir los ingresos multimillonarios y hacer desaparecer del mapa a los pequeños y medianos clubes que, sin embargo, tienen dificultades para llegar a fin de mes. Intentaron excluir la competencia del juego, pero, lo que es más grave, neutralizar factores esenciales en los noventa minutos, como la suerte y la causalidad. Y luego el equipo del jeque no provenía de una tradición importante, como la española, por ejemplo (el Paris Saint Germain fue construido como Dubai, rascacielos en medio del desierto).

En la última ronda de la Champions League, la escuela ibérica colocó tres formaciones en cuartos de final, única en toda Europa: el sorprendente Villareal que jugó al gato y al ratón con el primer equipo italiano, la Juventus, y el siempre presente Real, que eliminó al PSG, y el Atlético Madrid de Simeone, que fue a Inglaterra a dar una lección de fútbol en Manchester. Pasión, crecimiento progresivo, elecciones técnicas competentes, estos son los parámetros para ganar en el fútbol, además de la suerte más descarada. El dinero, eso sirve para tomar una buena botella de champán en el local más exclusivo de París o Londres, pero poner los billetes uno encima del otro solo corre el riesgo de quitar la vista del césped, el mágico césped en el que, como en una tragedia griega, el destino de los clubes y sus fans está en juego.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso