El mundo parece ya acostumbrado incluso a una guerra sin salida

Los cuerpos apilados en las esquinas y calles de la ciudad martirizada de Mariupol (donde al menos 3.000 personas han muerto) dan testimonio de lo largo que sigue siendo, casi un mes después de la invasión, este conflicto. En Kiev, los misiles alcanzaron un centro comercial, causando ocho muertes. En Severodonetsk, en el noreste de Ucrania, se lanzaron bombas sobre un hospital pediátrico, al menos según informa el jefe de la administración militar regional de Lugansk, Sergey Gaidai. En Odessa los rusos estan listos para atacar.

Hay todo en esta guerra ahora cansada que hace solo muertos, incluyendo millones de refugiados acogidos en los países de la UE, pero pocas negociaciones útiles. Ayer una hora y media en las negociaciones: Moscú pide que “Kiev esté más disponible”, acusaciones de poca seriedad en las conversaciones por parte de los ucranianos. Los estadounidenses, además de recibir las protestas rusas por las afirmaciones de Biden, alertan de un posible ciberataque por parte de los rusos. Pero sobre el embargo del petróleo ruso anuncian que todavía deben reunirse con los aliados. El acuerdo entre los líderes de la UE sobre la Brújula Estratégica, el plan para reforzar su seguridad y la política de defensa, es una gota derramada en el mar de la guerra.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso