El pueblo resurgido de las aguas

La Atlántida española se llama Aceredo: sepultado por las aguas el pueblo sumergido, en la provincia de Ourense, resurge de vez en cuando como una aparición mágica. Después de la construcción de un embalse, Lindoso, y con una expropiación forzosa, en 1992 Aceredo con sus setenta casas como otros pueblos – A Reloeira, Buscalque, O Bao y Lantemil – fueron sumergidos para siempre, fantasmas de la vida que fue.

Algunos habitantes decidieron no irse y reconstruiron sus casas cerca de la antigua Aceredo, otros se fueron para siempre. Otros también intentaron, en vano, resistir en sus casas el 8 de enero de hace treinta años, pero fueron llevados a la fuerza y de nada sirvieron las protestas y las huelgas del hambre. El agua se llevó todo e incluso los recuerdos, como sucedió también en el 87 en Riaño, cerca de León, y en Ribaldelago Viejo, donde en el 59 cedió una presa y causó 144 muertos, un cuarto de los habitantes del pueblo.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts

¡Legumbres, qué pasión!

Eran considerados un plato pobre en comparación con las carnes fastuosas que consumían los ricos para expresar también su alto linaje. Las legumbres se consumían siempre