El regreso de Cervinia a las montañas del valle de Aosta

Servinia, vamos a llamarla así. La polémica polémica sobre el nombre de la famosa estación de esquí ha vuelto a desplegar por un lado y por el otro las dos formaciones de las que nuestro país estaría encantado de prescindir: los neofascistas y los profetas de la “cancel culture”. Unos y otros, inútiles.

El Mons Silvanus, la Montaña boscosa, de los latinos se convirtió en Servin luego Cervin por un error de transcripción, luego Cervinia hija del amado Cervino de los patriotas que fueron. Y ahí fue cuando la historia se detuvo por un tiempo. Hace poco las autoridades de la localidad valdostana, apenas 700 almas pero conocida en todo el mundo, tuvieron la brillante idea de desatar a otro pobre en nuestra ya polvorienta nación: cambiamos a Breuil, el nombre originario en francés (breuill, indica una zona llana entre las montañas).

El municipio de Valtournenche finalmente restaura la antigua denominación en enero de este año, pero al final, después de una reunión entre el alcalde y el presidente de la Región, se decidió, para evitar controversia, restaurar el nombre de Cervinia. Mejor así, otra marca italiana no será cancelada. Pero esperamos que ahora no vayan a las reuniones modelo Pontida.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y