El azar de un jugador de póker fue suficiente para acorralar al zar. El líder del grupo paramilitar Wagner, Yevgeny Prigozhin, con solo 25.000 hombres obligó a Vladimir Putin a sentarse a una mesa y negociar. Sus tropas, procedentes de Rostov ocupada militarmente sin disparar un solo tiro, han llegado a doscientos kilómetros de Moscú y han puesto en evidencia al mundo que el “querido líder” ya no goza del apoyo popular, al menos en esa parte de Rusia conquistada en el rápido avance.

En lugar de luchar contra los tanques, los ciudadanos se hicieron fotos con ellos, una señal de un malestar que el “golpe de Estado” de Prigozhin destacó. Los instigadores de la operación fueron quizás los mismos oligarcas que todavía apoyan oficialmente a Putin o quizás, como alguien más sostiene, los mismos occidentales, cubriendo a los mercenarios de oro, para poner fin a la guerra.

Todavía está todo escrito en el aire y si no hubiera sido por el presidente bielorruso Lukashenko, promovido por el zar a mediador, hoy quizás las tropas de Prigozhin estarían en Moscú (como señaló inmediatamente una nota de la inteligencia británica).

Al cambiar las amenazas de la mañana en un acuerdo (quizás también sobre su futuro) con los rebeldes, Putin demostró toda su debilidad. Los rusos no están con él, al menos no todos y muchos de ellos están ansiosos por que termine la guerra. El movimiento de ajedrez del líder de Wagner ya ha surtido efecto.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y