Francia confirma a Macron y el apoyo a Europa

Poco después de la una de la madrugada, los resultados que todos, en Europa, esperaban: más de 18 millones de votos para Emmanuel Macron (58,55%), frente a los 13 millones para Marine Le Pen (41,45%). Una victoria neta, que no prevé contestaciones, pero menos que en la última ronda, cuando la brecha era del 66% al 34%. Francia eligió el atlantismo más que Macron. La amistad de Le Pen con Putin, quizás la admiración, el deseo de minar Europa desde dentro, fueron las razones de la derrota de la candidata de la derecha (siempre bastante extrema, a pesar de los intentos de embellecer un poco la cosa). Los franceses no se han atrevido a subir al otro carro aunque, como hemos explicado en otros artículos, no tengan una gran simpatía por el Presidente confirmado, considerado demasiado frío y técnico para llegar al corazón de la gente, demasiado “diferente” de ellos. De hecho, la abstención fue significativa, el 28%, hace cincuenta años que no era tan alta.

La victoria de Macron dependía también del voto de los partidarios del candidato de extrema izquierda Melenchon, líder de Le France Insumise, el verdadero ganador de las elecciones con el 22% en la primera vuelta, hasta el punto de presentarse ya como Primer Ministro para las próximas elecciones el 12 y 19 de junio. El 42% de sus electores apoyó a Macron frente al 17% a favor de Le Pen. Esto explica la diferencia. Si hubiera sido al revés, con la extrema izquierda apoyando a la extrema derecha para hacer un desprecio a Macron, Europa habría vivido sus horas más dramáticas.

El voto francés también señala un gran descontento con los partidos tradicionales y, de hecho, Macron en el discurso de apoyo a Champ de Mars lo subrayó: “La ira y los desacuerdos que han llevado a muchos de nuestros compatriotas a votar por la extrema derecha nos obligan a encontrar una respuesta. Debemos responder eficazmente a la ira que se ha expresado”. Cómo, no se sabe. Por su parte Le Pen comentó el resultado de la votación así: “Un viento de libertad podía llegar, pero acepto el resultado de las urnas. El resultado es en sí mismo una gran victoria”. No tan llamativo, más bien decepcionante en comparación con las expectativas, pero que los oponentes tendrán que tener en cuenta en junio.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Noruega über alles

Si toda Europa llora, hay un país que desde la guerra Rusia-Ucrania está ganando dinero. Los ingresos de las compañías energéticas noruegas pasarán este año