Gobbi & Mannocchi: los vinos del Piceno conquistan los paladares más exigentes

Los vinos picenos son hijos de un microclima particular, de tierras engarzadas como gemas entre montaña y mar, con fuertes diferencias térmicas y poca humedad.

Es por esta razón que han conquistado no solo los paladares más finos de Italia, sino también los mercados mundiales. Una excelencia son los resultados de Gobbi & Mannocchi, empresa que trabaja en estos terrenos, los ha hecho crecer y volverse importantes, desde hace sesenta años. Estamos en Montalto delle Marche, localidad de Porchia. Es del siglo VII antes de Cristo que se hace vino aquí: los etruscos fueron los maestros.

Tierra de Rosso Piceno, en primer lugar, el vino primus ínter pares de Marche, que no debe confundirse con el Rosso Conero que es solo un enclave vitivinícola creado, en la historia, por los colonos griegos que se detuvieron en Ancona.

Cepas autóctonas, gran patrimonio de cultura y sabiduría antigua. Sobre esta pista Gobbi & Mannocchi ha sabido donar espesor y devolver dignidad a las tipologías locales como la Passerina, descendiente de la familia de los Trebbiani, vuelto a ser el rey de los vinos blancos después de haber sido abandonado, como cultivo en los años sesenta. Un vino vigoroso y rústico, que como blanco se combina bien con los sabores del mar.

O como el acidulo Pecorino, “aislado” hasta hace pocos años en las zonas de montaña de los Sibillini y redescubierto con gran éxito planetario. Pero Gobbi & Mannocchi es una empresa capaz de sumergirse en la tradición más querida, la de Trebbiano y Verdicchio. Entre las cepas rojas elegidas destaca el sabor afrutado, sabroso y aterciopelado de Montepulciano, tanto el Sangiovese con cuerpo como el intenso Merlot, además del estucado Cabernet Sauvignon.

La empresa de la que hablamos se desarrolla en diue terroir, uno en Montalto delle Marche, una zona montañosa a unos cuatrocientos metros del mar y cerca de la cadena de los Apeninos de Las Marcas. El suelo es de textura arcillosa media con exposición al este donde se cultivan principalmente uvas de baya blanca utilizadas para la producción de DOCG.

Los otros terrenos están en Porto Sant’ Elpidio en un contexto completamente diferente, a unos cincuenta metros de altitud y a tres kilómetros en línea recta desde el mar. El terreno llano, orientado al sur, goza de un clima mediterráneo clásico con temperaturas que no descienden por debajo de los 10°C (incluso en los meses más fríos) y que en verano sufren el efecto mitigador del cercano mar Adriático. Lo que permite cultivar aquí vinos “difíciles” como, por ejemplo, el Montepulciano.

Para toda la información sobre la producción y los productos punteros de la empresa de Las Marcas se puede consultar la web www.gobbiemannocchi.it

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y