La escalada de la guerra es inminente. Y los ciudadanos rusos huyen de Moscú

De agresor a agredido, el paso es corto. Tan breve que el mundo entendió, después del discurso de Putin en el que deliberadamente elevó el nivel de las “advertencias” (“Si su integridad territorial está amenazada, Rusia utilizará todos los medios a su disposición”, incluida las armas nucleares, por supuesto) que nunca como ahora existe el riesgo de una escalada.

El Presidente ruso está contra las cuerdas, al menos esto parece a los analistas internacionales: la guerra está (casi) perdida con el avance ucraniano de estas semanas y la reconquista de ciudades y territorios, los socios históricos como China y Turquía comienzan a distanciarse, se toman medidas inútiles como el referéndum en el Donbass programado para pasado mañana y días siguientes o llamar a 300 mil reservistas. Tal vez solo quede lo nuclear.

Avaisales, la web utilizada por los rusos para la búsqueda de vuelos, ha sido asaltada por las peticiones de miles de personas de poder tener un billete solo de ida a Georgia, Turquía, Armenia (se puede ir sin visado). Quien quiera tomar hoy un vuelo Moscú-Dubai paga no menos de 5.000 euros. Se van los reservistas, aunque dejar sus casas “sin el permiso de las comisarías militares” está prohibido, pero sobre todo se van los rusos. El peligro existe, sin duda, y pocos todavía creen en los “beneficios efectos” de la guerra.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso