La libertad de prensa está cada vez más amenazada. En los Países Bajos, la mafia le dispara a Peter De Vries, periodista de investigación

Peter De Vries sigue entre la vida y la muerte en Ámsterdam. El caso del periodista holandés, víctima de un disparo de la mafia que denunció en sus artículos (en relación con el conocido “caso Marengo”, el juicio más importante contra el crimen organizado en los Países Bajos), ha sido denunciado por Reporteros sin Fronteras, que recordó que sólo en los últimos años se han vivido matanzas a los periodistas como las en las que murieron Daphne Caruana Galicia en Malta, asesinada con una bomba puesta en su coche cuando investigaba a personajes muy poderosos detrás de sobornos, o Yorgos Karaivaz en Grecia. RSF recuerda también el caso de Jan Kuciak, el periodista eslovaco asesinado junto con su novia porque sabía sobre los acuerdos entre políticos y la mafia italiana.

Los Países Bajos, hasta ayer, una isla feliz, o al menos parecía, por atentados criminales, están viviendo en realidad días de terror absoluto: la cadena de televisión RTL, el lugar de trabajo de De Vries, tuvo que trasladar el lugar de emisión porque la policía holandesa interceptó amenazas terroristas contra la tv. El caso Marengo, del que se ocupó el periodista holandés víctima del atentado, es una especie de juicio de Estado contra el crimen: son acusados Ridouan Taghi y 16 miembros de su banda que se encargaría de gestionar el tráfico de drogas – con numerosos muertos de en medio – entre Países Bajos y Bélgica. “Las cosas han cambiado, y la amenazas contra la televisión es un intento de infundir miedo y silenciar a la prensa”, aseguró Peter ter Velde, oordinador de Pers Veilig (Prensa segura), una organización que reúne a la Asociación de la Prensa, la policía y la fiscalía, según informa el diario El Pais.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts