“Cada vez hay más personas dispuestas a cuestionar lo que una vez fue dado por compartido”

Entrevistamos a Ivan Sciapeconi, el escritor de “40 cappotti e un bottone” (40 abrigos y un botón), una historia muy actual que ha publicado la italiana Piemme en la que un grupo de jovenes huye de la barbarie nazi y se refugia en Módena, en Italia. Un libro apasionante, traducido a numeros idiomas, que tiene el mérito también de hacernos reflexionar sobre las atrocidades de la Historia y sobre la solidaridad humana.

Tu libro ha tenido un éxito internacional. ¿Crees que contar historias de verdad, o inspirarte, es la decisión correcta de un escritor?

En general, la relación con la realidad es un poco complicada para un escritor, porque su objetivo es hacer creíble un mundo que no existe. Más que describir el mundo, un autor lo crea. El caso de mi libro es un poco peculiar porque me he obligado a no inventar nada, sólo dar voz y emociones a un episodio increíble reconstruido sobre sólidos fundamentos históricos. Creo que cualquier otra opción en un tema como el Shoah no es aceptable.

Precisamente en relación con esto: ¿crees que la ficción, tan de moda entre los novelistas hoy, “aleja” de la búsqueda de la verdad que debe ser siempre la inspiración y el objetivo de cada libro?

La ficción tiene una gran importancia porque es la forma en que todos reconstruimos nuestra experiencia. Si no me equivoco fue Bruner quien dijo que el pensamiento narrativo es mucho más antiguo y sólido que el pensamiento paradigmático: es por eso que el relato llega a las personas, el dato científico o histórico no. Esto nos devuelve una gran responsabilidad, especialmente en una época de grandes revisiones y revisionismos.

En el hecho de que recordar es necesario y debido, todos estamos de acuerdo. ¿Cuánto menos recuerda de estos tiempos?

Hay una cierta distinción entre recuerdo y memoria. La memoria es un espacio compartido y sustancialmente reelaborado también mediante la eliminación de una cierta cantidad de recuerdos. Se tiene memoria porque se decide sobre qué enfocar la atención: se trata de una operación también consciente, especialmente cuando se habla de memoria colectiva. Ejercitar la memoria es el ejercicio de una responsabilidad individual y colectiva. Sobre el tema de compartir siento, sin embargo, crujidos.

Una pregunta al profesor: ¿cómo testimoniar a los jóvenes de hoy las atrocidades de la Historia? ¿Podríamos hablar, en algunos casos, de la falta de apoyo cultural por parte de las instituciones escolares y no sólo por parte de éstas?

No, me parece que las instituciones educativas siguen desempeñando su papel. También las informales: si pienso en los medios de comunicación, por ejemplo, tengo la impresión de que todavía hay atención. Esto hace aún más inquietante la percepción que todos tenemos de que cada vez hay más personas dispuestas a cuestionar lo que una vez fue dado por compartido.

Y una para el escritor: ¿crees que la ignorancia difundida, mal de nuestro siglo, puede dar a luz a otros monstruos? ¿Cómo se corrige y se detiene esta falta de voluntad de saber?

Estamos en los días del bombardeo de Ucrania, es difícil pensar de otra manera. La historia de la Humanidad no deja esperanza: los monstruos nos acompañan desde los tiempos de Caín y Abel y difícilmente desaparecerán. Podemos decidir de qué lado estamos. Del lado de la guerra o de esa deserción. No creo que el enfrentamiento sea entre la guerra y la paz, sino entre la brutalidad colectiva y la decisión individual o colectiva de escapar del mal.

¿Cómo te acercaste al tema del libro? ¿Puedes decirle a los lectores cuál es la trama y por qué elegiste este tema?

En 1942, un grupo de chicos judíos llegó a Nonantola, en la provincia de Módena. Eran muchos y muchos de ellos eran niños. El país los acogió, los escondió después del 8 de septiembre y luego los ayudó a escapar con un sistema genial… Lo que es increíble, sin embargo, es que todo sucedió desde abajo, gracias a un sacerdote y a un doctor que hoy son declarados Justos entre las Naciones, pero también con la contribución de todo un país.

¿Vas a seguir contando las atrocidades de la Historia (pero también la solidaridad, como en este caso) para que nadie olvide?

Hay una nueva idea…. pero si me acerco demasiado antes de escribirla, entonces pierdo el gusto de contarla.

¿Puedes decirnos en pocas líneas quién es Iván? (Para quien quieras, todas las informaciones sobre el autor están en www.ivansciapeconi.it)

Especialmente un maestro de la escuela. Uno que trabaja para destruir los raíles que los adultos han construido para los niños. Pero esto no es mío, es de Ferdinand Deligny.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Noruega über alles

Si toda Europa llora, hay un país que desde la guerra Rusia-Ucrania está ganando dinero. Los ingresos de las compañías energéticas noruegas pasarán este año