Luchas intestinas y boitcoin, el rompecabezas de Kazajstán

El presidente de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokaiev, aseguró Putin con una llamada telefónica que todo está bajo control. Arriesga el clan del ex presidente Nursultan Nazarbayev, que no se sabe dónde está: el ex jefe de los servicios de seguridad kazajos y ex primer ministro Karim Masimov, ha sido arrestado por alta traición. El país que por extensión es más grande que toda Europa, fundamental para los equilibrios geo-políticos de la zona, vive sus horas más dramáticas. 

A las hipótesis sobre lo que ha sucedido (tanto las protestas como la respuesta del Estado han sido más que brutales, el “disparar a matar” ordenado por el Presidente revela un verdadero estado de emergencia) se añade una que podría haber sido el detonante del malestar de los clanes rivales en el establishment kazajo. Kazajstán es el paraíso de las criptomonetas (segundo país después de los Estados Unidos, 18% de las transacciones totales, 90 mil sociedades de criptomining establecidas en el país), comprobable por el hecho de que cuando estallaron los enfrentamientos el valor de la moneda virtual se desplomó y incluso los intercambios. 

Los “miners” han elegido el país debido a los bajos costos energéticos, después de que China ha dicho no a las compañías debido a los consumos descontrolados. El impacto de la producción de criptovaluta en los territorios es devastador porque requiere una gran cantidad de energía producida principalmente por fósiles. Euronews informa que uno de los mayores complejos mineros de Bitcoin del mundo se encuentra cerca de la ciudad de Ekibastuz, a unos 300 kilómetros de Astana: 8 hangares, llenos de unos 50.000 mineros alimentados directamente por el local central de carbón, equivalente al consumo de una ciudad de unas 100.000 personas.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso