Kazajstán, el silencio después de la represión

El presidente Kassym-Jomart Tokayev ha tomado las riendas del país después de días de batalla en las calles. Para detener lo que ha aparecido a los oservadores una verdadera guerra civil llena de brutalidad el anuncio del Gobierno kazajo ha sido en primer lugar de reintroducir durante tres meses los viejos precios de la gasolina, gasóleo y gas licuado de petróleo. No ha sido suficiente así el presidente para restablecer el orden pidió a la policía: “disparar a matar”.

Los enfrentamientos fueron muy duros: 44 víctimas, 12 entre las fuerzas del orden, uno incluso decapitado, cientos de detenciones y heridos. Rusia ( piensa que “ha sido una intervención deseada por el extranjero”) ha enviado las tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), compuesta por seis antiguas repúblicas soviéticas dirigidas por Rusia (además de Kazajstán, Armenia, Belarús, Kirguistán y Tayikistán). 

Los manifestantes irrumpieron en los municipios de varias ciudades e incendiaron también el palacio presidencial de la capital, Almaty. Kazajstán, antiguo estado de la República Soviética, es independiente desde hace pocos años. El padre-amo de la nación Nazarbayev fue expulsado del Consejo de Seguridad y todavía no se sabe cuál será su papel futuro. 

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso