Instagram se disculpa y devuelve el pezón a Pedro

¡Bendito pezón de la discordia! Un pezón femenino con una gota de leche materna fue casi motivo de una guerra artística entre la red social y Almodóvar. Sí, porque originalmente lo habían censurado y luego, por suerte, se arrepintieron y se disculparon. El manifiesto de la película, que mira a Buñuel, fue diseñado por Javier Jaén. Nos repetimos las mismas preguntas, después de la (posible) censura: ¿es vulgar el cuerpo materno femenino desnudo? ¿Se puede censurar a voluntad y sin debate (hablamos de las redes sociales)?

La nueva película de Pedro Almodóvar, “Madres Paralelas”, con un cast formado por Penélope Cruz, Milena Smit, Israel Elejalde y Aitana Sánchez-Gijón, saldrá en las salas el 10 de septiembre. Como comentó el director: “Vuelvo al universo femenino, a la maternidad, a la familia. Hablo de la importancia de los ancestros y de los descendientes. La presencia inevitable de la memoria. Hay muchas madres en mi filmografía, las que forman parte de este relato son muy distintas. Como narrador, en este momento me inspiran más las madres imperfectas…  También cuento con la colaboración de mis adoradas Julieta Serrano y Rossy de Palma. Madres paralelas será un drama intenso. O eso espero”.

La productora El Deseo contó la película: “Dos mujeres, Janis y Ana, coinciden en la habitación de un hospital donde van a dar a luz. Las dos son solteras y quedaron embarazadas accidentalmente. Janis, de mediana edad, no se arrepiente y en las horas previas al parto está pletórica; la otra, Ana, es una adolescente y está asustada, arrepentida y traumatizada. Janis intenta animarla mientras pasean como sonámbulas por el pasillo del hospital. Las pocas palabras que cruzan en esas horas crearán un vínculo muy estrecho entre las dos, que el azar se encarga de desarrollar y complicar de una manera tan rotundo que cambiará las vidas de ambas”.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso