El aumento del precio del alimento base de la alimentación de los italianos y de la dieta mediterránea ha desorientado un poco a todos (debido al aumento de la energía y del precio del trigo). La pasta cuesta cada vez más: si un kilo era comprado por la gran distribución a poco más de un euro, en tres meses se ha llegado a 1,40. Y el precio va a subir. 

Explican los productores que han crecido no sólo los costes de la materia prima, sino también cellophane y claramente gas y electricidad, hasta el recargo del 300%. Pero los italianos no renuncian a la calidad de su alimento principal, lo importante, subrayan todos, es no abastecerse desde el extranjero con granos de menor calidad.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y