Protestas cada vez más violentas en Irán. En llamas la casa-museo de Khomeini

Hablar de guerra civil ya no es una enormidad. No se detiene en Irán quien quiere un cambio de régimen. Ayer, la casa-museo del padre de la revolución iraní Khomeini, un lugar intocable, fue incendiada. Las protestas comenzaron hace dos meses con la muerte de Mahsa Amini, la joven asesinada por la policía moral por llevar un velo inapropiado. Desde entonces cientos de muertos y unos 14.000 detenidos, que corren el riesgo de la sentencia de muerte.

Pero no son solo los estudiantes los que protestan. Se señalan los cierres en los bazares (ligados también a la gran crisis económica), huelgas, atentados con las autoridades que, a continuación, organizan represalias. La fractura entre los que salen a la calle y el gobierno religioso es ya neta. Los manifestantes han dejado de lado los miedos: las mujeres se quitan el hijab que es obligatorio, los chicos quitan los turbantes a los religiosos en señal de desafío, hay quien dispara contra la Policía durante las manifestaciones. Los Basiji y la policía moral no pueden, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, reprimir en sangre todas las veces.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Confusiones

(P. Fernando Pascual) – Hay confusión sobre economía y sobre política, sobre ética y sobre medicina, sobre la vida y sobre la muerte, sobre las

Treinta años sin Fellini

Rimini ha homenajeado a su Maestro, el Artista que ha hecho de sus lugares nativos y de sus turbaciones una ciudad de papel maché y