“Quien viene a pedir libertad, pan, ayuda, fraternidad, alegría no puede encontrarse ante un odio llamado alambres de púas”

Devolver dignidad a los últimos, llevar “caricias en las soledades del sufrimiento y pobreza”, sobre todo ser cristianos “iluminados y luminosos, que toquen con ternura las ceguera de los hermanos”. Desde Nicosia el Papa Francisco lanza su llamamiento de humanidad al mundo, antes de encontrar mañana a los refugiados, para “renovar la fraternidad ” que es la base de todo. “Si permanecemos divididos entre nosotros, si cada uno piensa sólo en sí o en su grupo , si no nos reunimos, no dialogamos, no caminamos unidos, no podemos curarnos plenamente de las ceguera … La gracia es vivir en comunidad, comprender el valor de ser comunidad. Te lo pido por ti: que siempre estéis juntos, que siempre estéis unidos… y lo pido por mí”.

Y La Iglesia, según el Pontífice, debe ser “amor vivido”, no “proselitismo, sino testimonio; no moralismo que juzga, sino misericordia que abraza” y esto en los hechos significa que no se pueden construir “alambres de púas para no dejar entrar al refugiado. Lo que viene a pedir libertad, pan, ayuda, fraternidad, alegría y que está huyendo del odio se encuentra ante un odio llamado alambre de púas. No podemos callarnos y mirar hacia otro lado en esta cultura de la indiferencia”.

Piensa siempre en ellos, Papa Francisco (la indiferencia a los dramas “es una enfermedad grave, muy grave”) “a los migrantes en busca de una vida mejor, con los que pasaré mi último encuentro en esta isla”. Irá a Lesbos, al infierno en la tierra, donde los derechos y la dignidad son una quimera: cincuenta inmigrantes serán trasladados de Chipre a Italia a expensas de la Santa Sede, como sucedió en el viaje de hace cinco años. La Comunidad de San Egidio pensará en ello, también por el camino de integración.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso