Un día al borde de la catástrofe

El mundo ha estado hoy al borde de la catástrofe, el de una guerra que afectaría no sólo a Rusia y Ucrania sino a todos, y todavía lo es. La larga llamada telefónica, terminada hace apenas una hora entre el presidente estadounidense Joe Biden y el homólogo ruso Vladimir Putin no fue una charla de placer, pero la última confrontación (y intento, visto el fracaso de las anteriores conversaciones como pacificador del presidente francés Macron) para evitar la invasión.

En el comunicado de la Casa Blanca se habla de “medidas severas” preparadas en caso de ataque y que los Estados Unidos, al igual que la OTAN y los aliados, están “listos para otros escenarios”. El Ministro ruso ha desmentido rápidamente que su país está interesado en la guerra, pero las televisiones de todo el mundo han transmitido las imágenes de las tropas rusas listas para atacar la frontera ucraniana. 

En Kiev se reunieron muchos miles de personas en la histórica plaza del Maidan: “No tengamos miedo, defenderemos nuestro país hasta el final”. Todos, desde los gobiernos occidentales hasta las diplomacias que han retirado a sus hombres de la capital ucraniana, temen, como prevén los 007 americanos, que el ataque pueda tener lugar entre hoy y el próximo miércoles.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

Noruega über alles

Si toda Europa llora, hay un país que desde la guerra Rusia-Ucrania está ganando dinero. Los ingresos de las compañías energéticas noruegas pasarán este año