Un paseo por el Porvenir para encontrar a Don Antonio, el artista de la carne

En el elegante barrio del Porvenir, un distrito de chalets diseñado hace un siglo por arquitectos ilustrados, Don Antonio, un sevillano tan generoso y alegre como su ciudad, piensa como el famoso chef Ferran Adrià: “Si se piensa bien, se cocina bien”. Y elige, con la incansable constancia de una pasión de toda la vida, unos cortes tan tiernos y sabrosos que hace que sus mil amigos se lo agradezcan. Y mientras hablamos y elegimos, degustamos los chicharrones, esas partes grasas y picadas del cerdo que, fritos con sal y pimienta negra por encima, son un placer para cualquiera, ya sea rico o pobre. La amabilidad de Don Antonio nos recuerda la historia de este rincón dorado de Sevilla, la misma historia de la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, que donó a la ciudad parte de los jardines privados del palacio de San Telmo hace 120 años. 

El Parque y la Plaza de España enfrente, y el Cuartel de Ingenieros, junto a la Capitanía Militar, la arquitectura neoclásica e industrial (La Coromina y la fábrica de Vidrio la Veneciana, en la misma calle Progreso donde se encuentra la carnicería Esteban, de la que estamos hablando), todo habla de una ciudad que ha crecido y madurado, sonriente y participativa, en la que aún se conservan viejas tradiciones, como Casa Palacios (de la que hablaremos en otro artículo), un centenario bar y tienda de alimentación de gran cultura culinaria, junto a la carnicería. Pero, como dice don Antonio, “el teatro está abierto para todos, pero yo decido quién se sienta en primera fila”.

Cualquier obra de este tipo, como la de don Antonio Carrasco Sánchez, remite a lo que decía San Francisco de Asís. Un hombre que trabaja con sus manos es un obrero; un hombre que trabaja con sus manos y su cerebro es un artesano; pero un hombre que trabaja con sus manos, su cerebro y su corazón es un artista. El paseo hasta el Porvenir también nos recuerda que todo es tradición. Y que las cosas verdaderas y buenas no tienen por qué tener prisa.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso