Cambia la fachada, quedan los vergofres

A los fans de los pasteles eróticos les importa poco, pero la medida decidida por el Ayuntamiento de Sevilla interesa mucho a los ciudadanos, que no tendrán que ver más esa horrible fachada rosa en la calle Cuna. La Gerencia de Urbanismo en efecto ordenó a La Verguería quitar esos rotulos publicitarios con colores schocking – una pesadilla para los ojos – para no respetar la normativa aplicable al Casco Antiguo. Para aquellos que no lo sabían, esta tienda vende dulces en forma de pene, vergüenza o chochofre que usted elija, en pleno centro de la ciudad.

Un truco publicitario y comercial, sin duda, pero ¿quién lo permitió? La espléndida Sevilla, ciudad de arte, codiciada por los apasionados de la belleza en todo el mundo, tiene calles enteras del centro con tiendas que definir feas es un eufemismo. ¿No es posible preservar la armonía estética que esta ciudad se merece? ¿Y especialmente en el centro? Se rehacien las fachadas, pero la oferta al turista sigue siendo un dulce con forma de polla.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso