Andrea puede morir (primer caso de suicidio asistido en Italia) pero no le indican qué fármaco utilizar. Ha denunciado a las instituciones por “tortura”

El Comité de Ética está de acuerdo, pero falta la indicación del fármaco y por lo tanto no se puede proceder. Andrea, así lo llamaremos, enfermo terminal, a sólo 43 años y por diez tetrapléjico y obligado a la inmovilidad, es el primo enfermo en Italia que ha obtenido la luz verde al suicidio médicamente asistido. Es por eso, por el retraso en la indicación del fármaco letal, que en los últimos días sus abogados han presentado una denuncia ante la magistratura denunciando un “delito de tortura” contra el hombre.

Andrea decidió dirigirse a los jueces para hacer pronunciar a los técnicos del Comité de la Región Marche: la petición de Andrea es compatible con las decisiones del Tribunal Supremo italiano. “Me sentí más ligero, vaciado de toda la tensión acumulada en estos años. Quería ser libre para elegir mi fin de vida. Nadie puede decirme que no estoy demasiado enferma para seguir viviendo en estas condiciones. Si dejan de lado ideologías, hipocresía, indiferencia, cada uno asume su responsabilidad porque se está jugando sobre el dolor de los enfermos”, comentó Andrea en un vídeo. 

Andrea podría haber ido a Suiza durante mucho tiempo, donde se permite la eutanasia, pero eligió morir en su casa y así abrió un problema de conciencia. Es un caso similar al del DJ Fabo, que en Italia marcó un antes o después sobre el tema de la eutanasia. Fabo fue acompañado en Suiza por el suicidio asistido y el Tribunal Supremo había decidido que no existe un delito de ayuda al suicidio, cuando la patología es irreversible y el sufrimiento impide decisiones autónomas. 

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso