La hora de relanzar el turismo. Pero ¿quién lo hace?

Me pregunto si los 1.053 naranjos y 39 limoneros del Real Alcázar de Sevilla harán el milagro. Enviar mermeladas a la Reina de Inglaterra siempre ha sido un acto de amistad y elegancia – inauguró la tradición, suspendida y luego se repitió este año, el ex alcalde Manolo del Valle – y una demostración de la innata clase sevillana. 

Quién sabe si se escucharán las palabras del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, dirigidas al embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott: la petición, simple y nada obvia, de que los turistas ingleses puedan venir a España sin problemas, restricciones y no se les obligue a la cuarentena una vez que regresen a casa. Ahora que la vacuna está terminando su curso y que pone a Sevilla y Andalucía en casi total seguridad a finales del próximo mes. 

Estamos listos, pero falta dinero (hay poco que gastar en comparación con la importancia de la ciudad y el objetivo) y las políticas locales y nacionales. Uno de los destinos más codiciados del mundo se encuentra estos días en la necesidad de pedir a la UEFA que ponga cualquier símbolo de los mil que representan Sevilla, Giralda o Catedral, por ejemplo, en la web de Eurocopa porque la organización futbolística ha puesto los canales de Amsterdam o el Coliseo de Roma, pero para nosotros… sólo algunas casas mal diseñadas. ¿Triana quizás? 

Sevilla no es un lugar cualquiera y no merece una promoción tan cansada. Es un destino que todos los turistas del mundo que vienen aquí pagarían más. ¿Pero quién se lo hace entender con claridad? Los parches no pueden ser suficientes.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso