La pizza en bolsita de Braschi, enfrentamiento entre innovadores y tradicionalistas

Valerio Braschi ganó hace años la edición italiana de Materchef. Ya desde los tiempos televisivos se intuía como el joven cocinero buscaba fuertemente la innovación, la que propone a sus clientes en el restaurante romano que abrió, el “Ristorante1978”. Después de la lasaña en tubo y la carbonara líquida, causó sensación su propuesta de la pizza en bolsita (como se ve en la foto, es una marinara). “Me gustaría que lo probara Cracco”, dijo Valerio, pidiendo básicamente al gran chef que despache sus inventos culinarios.

Pero en las redes sociales parece que hayan reaccionado bastante mal: en Italia todo se puede hacer y deshacer, ¡pero nunca tocar a los monstruos sagrados como puede serlo la pizza! Desde los más simpáticos, como el comentario de uno que sugería al cocinero que no se lo llevara en el bolsillo en el coche, sobre todo si se hace una parada para un control (el orégano puede parecer marihuana), a los más duros, por lo que la tradición no se toca. La de Valerio es una provocación, se la toma bien o mal y vale la pena ser comentada, porque comer en el fondo es un placer (sin saber, en este caso, si lo es) y no un acto de sacralidad o de fe.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts