Las últimas horas de Mariupol

La agonía de la ciudad mártir de este conflicto sin vencedores ni vencidos, y por lo tanto aún más absurdo, casi ha terminado, aunque los ucranianos continúan resistiendo heroicamente en algunas zonas de la ciudad. Mariupol pronto caerá en manos de los rusos, después de haber sido completamente destruida, como sucedió en Grozny en Chechenia. Es el estilo de Putin, ahora y entonces, y Mariupol le sirve de pan para llevarse a casa cualquier resultado, aunque muy diferente de lo que se habían imaginado él y sus generales al inicio del conflicto.

No conquistará Kiev y Ucrania, al menos no de inmediato, sino que tendrá una salida al mar para crear un amortiguador con el Donbass que supuestamente “protegerá” a Rusia de los ataques enemigos y de la OTAN en particular. El presidente ucraniano Zelensky, en una entrevista con la CNN, destacó “la situación inhumana” en la que se encuentra la ciudad: “Rusia está tratando deliberadamente de destruir a todos los que están allí”. Piensa que o “inmediatamente” los socios militares proporcionarán armas dignas” o la situación puede ser resuelta por un “camino de negociación” verdadero. Difícilmente será así.

En Mariupol el horror ha tocado sus cimas. Los civiles, víctimas de atrocidades, están sitiados desde hace más de un mes, sin comida ni agua, y corren el riesgo de ser borrados del mapa. Los rusos han puesto un timing a sus operaciones de conquista de la ciudad (sería la primera ciudad en caer enteramente en manos de ellos), terminado el cual “todos serán eliminados”, incluso quien resiste todavía, como en la acería Azovstal, último baluarte. Putin no esperará mucho: o se rinden en las próximas horas o usará bombas Fab-300 de alto potencial.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
On Key

Related Posts

El éxodo anunciado

Huyen a Georgia o Finlandia. Largas colas de ciudadanos rusos que abandonan el país para evitar el reclutamiento forzado decidido por Putin. El presidente ruso